Mi foto
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

sábado, 15 de junio de 2013

Stoker - Park Chan-Wook 박찬욱

Esta película se estrenó el mes pasado en España pero aún está en muchos cines; y aunque no es la que he visto ayer, quiero reseñarla antes de que la quiten de la cartelera (el trabajo se acumula).

Si tuviese que nombrar a diez directores de cine favoritos de todo el mundo, uno de ellos sería Park Chan-wook. A pesar de ello, me acabo de dar cuenta que no solo en este blog, pues tiene muy poca vida, sino en el de Cosas de Bara no he hecho ni una reseña de este director, apenas unas referencias a su trabajo en la entrada de I saw the devil (2011) de Kim Jee-Woon.

No os dejéis engañar por el nombre del director, si bien éste es de Corea del Sur, la película es de Estados Unidos, Hollywood llamó expresamente a Park Chan-Wook para que la dirigiése, un súper guión de Wentworth Miller (al final una fotografía para los que no os suene el nombre, al verle seguro que sabréis quien es) con el que los hermanos Scott, Tony y Ridley, querían un taquillazo. No dejo pasar la oportunidad para recordar que Stoker fue el último trabajo como productor de Tony Scott, fallecido el año pasado, el 19 de agosto cuando se tiró  (¿se suicidó?) desde el puente Vincent Thomas (Los Ángeles, Callifornia), tenía 68 años.

No tardará mucho en estrenarse el remake de Old boy que realizó Spike Lee, así que, antes de traer su reseña a este blog, llevaré al de Cosas de Bara, la mítica, excelente, sin igual, magnífica... Old boy de Park Chan-Wook. Desde ahora os invito a que si tenéis oportunidad, no la dejéis pasar. En fin, a nadie le cabe duda que el norteamericano hará una buena película, pero la cinta coreana ha marcado un antes y un después en el cine, así que, mucho me temo que solo será una película que para los amantes de Old boy, con el gran Choi Min-Sik está de más.
Para terminar, hablar un poquito de Stoker, al fin y al cabo la reseña es para ésta. Como me gusta hacer de pitonisa, me aventuro a decir que Hollywood no volverá a llamar al coreano para hacer una película con uno de esos guiones que ellos mismos dicen que son la excelencia. Dicen cada cosa que yo caigo de culo. Para mi no ha sido nada del otro mundo, una historia un poco rebuscada, ni siquiera rocambolesca porque no me sorprendió en ningún momento, salvo al principio que si me gustó, pero poco a poco me dejó de interesar.
Mia Wasikowska,  India, que está prácticamente en todas las escenas, nos enamora desde la primera escena.
Sin embargo, la película es de una factura impecable. Hay tanta poesía en esas escenas, su composición, encuadres, colocación de la cámara, banda sonora, que al coreano lo tenemos presente constantemente. En realidad, me sorprendió que le hubiesen dejado hacer. Todo esto no es contradictorio a lo dicho en el párrafo anterior, una historia muy trillada pero las imágenes y el sonido te tienen pegada a la butaca.


Nicole Kidman, hace de viuda, mamá y cuñada. Los tres papeles en uno y al mismo tiempo. Como su papel es el de una mujer adinerada, sofisticada, que le gusta más beber que besar a su hija, no le quedan mal sus arreglos faciales, el problema está cuando tiene que hacer escenas trágicas, es entonces cuando la echaríamos de la pantalla a patadas, qué desastre. Estoy segura que un día de estos la volveremos a tener, con su preciosa cara y su gran talento.

Matthew Goode, el tercero en discordia. En fin, muchas poses y poco contenido. De todas formas, como estamos hablando de una película de Park Chan-wook, tiene algunas de las mejores escenas.
Dermot Mulroney hace de padre de India.
Dicen de esta película que hay tensión sexual,
como en todos los tríos.
Pero, ¿de qué va la película?, se me olvidaba hablar de ese famoso guión. Fallece el padre de familia, compuesta ésta por el matrimonio y una hija, y aparece el hermano del fallecido el día del funeral. Según cuentan estuvo viajando por Europa. Desde este momento se queda en casa con la cuñada y la sobrina, la primera lo recibe con los brazos abiertos, a la segunda no parece que le guste el nuevo huésped.
Y éste es Wentworth Miller, el guionista. Sí, uno de los protagonistas de la serie de televisión Prison Break, y de la que yo nunca vi un episodio completo.
video
Pues, al cine a ver al genio.
Park Chan-Wook